647 749 084 info@fertem.es

Elevación de Mamas 

La caída del pecho es consecuencia de la gravedad más el peso de la glándula mamaria en el proceso de envejecimiento, el embarazo con la lactancia y las pérdidas de peso de más de 10 kilos. A causa de esta caída, que afecta tanto al pezón y areola como al tejido glandular, la piel se estira y la mayor parte del pecho se coloca en la parte inferior de la mama. Además, a medida que la piel pierde su elasticidad la mama se va deformando y cayendo. Por ello, para su corrección se requerirá de una cirugía plástica de mamas.

Cuando exploramos las mamas es importante valorar el tamaño y la forma de las mismas, la firmeza de la piel, si tienen o no estrías y el estado general de salud de la paciente.

En ocasiones es necesario la colocación de un implante mamario simultáneamente a la mastopexia, lo cual permite predecir el volumen final y conseguir un resultado más estético y, sobre todo, más duradero.

El uso de la prótesis es muy importante para conseguir el efecto de relleno permanente del polo superior. Debe exponer sus expectativas de manera sincera y franca, para que su cirujano estético le muestre las alternativas disponibles para su problema, con los riesgos y limitaciones de cada una de ellas.

Le colocarán una vía periférica para administrarle medicación intravenosa y procederán a anestesiarle. Cuando se despierte todo habrá terminado. Llevará un vendaje compresivo alrededor de sus senos y el tórax para evitar que se produzca una mayor inflamación y pasará a la sala de reanimación donde será vigilada por el personal sanitario hasta que esté totalmente despierta.

Algunos casos determinados de mastopexia se pueden realizar sin ingreso siempre que la paciente pueda estar acompañada después de la cirugía.

Postoperatorio 

 

El vendaje compresivo le será retirado, dependiendo de los casos entre 1 y 3 días tras la intervención. A partir de ese momento deberá llevar el sujetador deportivo sin aros como dijimos anteriormente.

Podrá hacer vida normal al cabo de una semana. La mayoría de las molestias se controlan bien con la medicación prescrita, aunque las mamas pueden doler un par de semanas.

Puede ser normal tener una disminución de sensibilidad en los pezones; esta situación es generalmente temporal, luego se recupera. Los puntos se retiran entre los 7 y 14 días; el edema no cede completamente hasta las 3 ó 6 semanas.

SOLICITAR MÁS INFORMACIÓN

ANTES Y DESPUÉS

Testimonios